<$BlogRSDURL$>
Odiseo...
jueves, abril 28, 2005
 
Asesinos de prostitutas.

(este blog va a terminar pareciéndose a EL CASO, a este paso).

Leo en la prensa del juicio actual contra alguien de Pozuelo, un individuo en principio de una educación al menos normal, que asesinó a una mujer de forma despiadada cuyos servicios sexuales había contratado. El típico y conocido caso cinematográfico del asesino de prostitutas, pero desgraciadamente sin ser ficción.

El fiscal dice que la mató “porque quiso”, que no había trastorno mental, la defensa, y el acusado en concreto, dice que no sabe por qué lo hizo, y que estando bebido, cuando se dio cuenta, la había matado, creo que la había ahogado. Después, cuando al parecer recobró la conciencia, asustado, la descuartizó e intentó deshacerse de su cadáver.

Este trágico suceso sirve para pensar. ¿Estaba trastornado ese individuo, sí o no?.
El fiscal dice que no. Claro, lógico, ese es su papel.

Pero yo tengo mis dudas. Para cometer un acto así de demencial, hay que padecer algún tipo de trastorno, aunque su manifestación sea esporádica, o esté inducida por el uso de estupefacientes o drogas.

No es un asesinato frío, calculado, planificado, que use técnicas previamente desarrolladas para ello como las que pudieran tener los servicios secretos de los estados, los grupos terroristas, o las unidades especiales de los ejércitos. Estos sí asesinan a fría conciencia cuando lo hacen. Pero ese individuo, que por lo visto frecuentaba el Paseo de Camoens y no era ni mucho menos la primera vez que se llevaba a alguna de esas pobres chicas a su casa, ¿por qué y para qué iba a querer matar a una de ellas, qué beneficio pensaba conseguir a cambio que no pudiera obtener y no hubiera obtenido ya, pagando?. ¿Cuál, en suma, era el móvil?. Yo no lo encuentro (pudiera haber actuado en defensa propia, y producto de la tensión, haber perdido la conciencia, algo que al parecer no ocurrió, no he oído que hubiera indicios de forcejeo. Porque algunas prostitutas además son delincuentes, o están confabuladas con alguno).

No se puede entender tal comportamiento, si no es porque efectivamente haya perdido el control de su voluntad, y la noción del oscuro futuro que le espera por delante, y porque haya quedado en manos de eso que dan los expertos en llamar el cerebro reptiliano, que cuando te maneja y te controla, dicen que igual te da ocho que ochenta, que te convierte en un animal sin escrúpulos, en una alimaña, que el raciocinio que parece distinguir al ser humano de las bestias, queda anulado.

¿Por qué creo que es necesario que se clarifiquen científica y correctamente estos asuntos?. Pues porque de otro modo no se podrán poner soluciones PREVENTIVAS (entre ellas, las educativas) adecuadas, que eviten estas tragedias. A mí me parece tremendo, repugnante, que unas jóvenes que de seguro la mayoría hacen esos trabajos porque la vida ha sido dura con ellas y no les ha proporcionado otras alternativas, tengan además que padecer miedo y temor, e incluso se jueguen la vida porque puedan toparse con alguien propenso o en situación de cometer actos salvajes.

Al individuo en cuestión se le meterá en la carcel, como debe ser, pero además, debería analizarse despacito su cerebro (se suele hacer *), y no dar por hecho y por cierto, que sencillamente lo hizo “porque quiso”. Porque incluso si así fuera, si lo hizo “porque quiso”, está jodido de la olla, grillado de cojones, tocado del ala, ido, mal de la azotea, zumbao y sonao.


* Un domingito a la mañana, paseando por el campo, no hace tanto, escuché en RN3 el programa más raro de mi vida. Entre canción y canción, hablaban dos expertos siquiatras penitenciarios. Joder, había que oirles, para darse cuenta de las naturales e intrínsecas debilidades del cerebro humano.
|

Powered by Blogger

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com